logo
Bienvenidos!
El autor
Espai Terapèutic
Productos naturales
Terra de Meravelles
Trenc d'Auba
Excursiones/Talleres
Constelaciones F.
Ikebana
Libros y otros
Libro de visitas

 

 

Bolitx de la mar(Anthemis maritima)

 

Marc Moll

 

 Ikebana, arte floral japonés

                   

" Creando, destacando e interiorizando los sutiles matices de los objetos y de la naturaleza, con el fin de elevar la simplicidad, la nada, la belleza y la evanescencia de la vida"

 

                 Ikebana, el kado o camino de las flores

 Uno de los significados de ikebana, es flores que adquieren vida. Del hecho de cortar unas flores y colocarlas en un jarrón de una manera determinada, hace que cobren otro sentido.

Ikebana tiene un camino de iluminación que a traves de su práctica elevar la conciencia y la espiritualidad. Otro es simplemente como arte decorativo minimalista.

Es uno de los artes más tradicionales de Japón que se práctica desde hac emás de 600 años. que nació de la admiración de los japoneses por la naturaleza y influenciados por la religión sintoista, con la introducción del budismo.

El budismo tenia la costumbre de ofrecer flores a sus altares, de estos arreglos florales fueron derivando al ikebana con el tiempo. Primero apareció el estilo Rika, o flores erguidas, depués el Shoka, placida flores vivientes. Y con la Modernidad el Moribana, flores agrupadas en centros bajos.

 En un centro floral se representa un pequeño universo donde existen tres elementos principales: el cielo, el hombre y la tierra.

WABI SABI

 

                               El “arte de la impermanencia” japonés.

 

El arte wabi sabi, en su calidad  de portavoz artístico del movimiento zen. Se funda en los preceptos de la simplicidad, la humildad, la moderación, la naturalidad, la alegría, la melancolía y el característico elemento de la impermanencia.

 

Descubrir de nuevo la belleza íntima que se encuentra en los detalles más pequeños del arte presente en la naturaleza. Es una expresión de la belleza  que yace en la brevedad de la transición entre el nacimiento y el término de la vida. Constituye tanto la alegría como la melancolía que conlleva la vida humana.

Sugiere unas cualidades como la impermanencia, la humildad, asimetría y la imperfección.

Aprovechar  al máximo la vida viviendo en armonía con la naturaleza. Estudiando el fluir natural de la vida. La importancia del espacio o de la nada. El espacio en blanco de una pintura es tan expresivo como el papel que juega en la música el silencio, entre notas. Usando la brevedad para exaltar la intensidad de la expresión.

Destacar los sutiles matices de un objeto simbolizando el mundo. Si un objeto o una expresión nos produce una sensación de melancolía y un anhelo espiritual puede decirse entonces que se trata de un objeto wabi sabi. Crear unos objetos y un ambiente con el fin de elevar el estado mental de quienes los contemplarán.

La arquitectura y los ideales estéticos que el estilo japonés integró a su cultura proceden de los monasterios zen. Empezó la ceremonia del té, el ikebana, raku, etc.

El ikebana, dejaba que la simplicidad de las flores, en armonía con las características visuales del florero, reflejara la belleza y la evanescencia de la vida.

 

La disposición floral japonesa o ikebana, significa flores vivas o vía japonesa de las flores. Procede del siglo VII y surgió cuando se introdujo en Japón la costumbre China de ofrecer flores al Buda. Pero aún tenían que transcurrir 800 años para la primera forma sistematizada de disposición floral, conocida como Rikka, el estilo rikku, flor erguida, era más sofisticado que las ofrendas budistas y más formal en sus normas. Se componía de 7 ramas que simbolizaban la cumbre, colina, cascada, cuidad, valle, ladera soleada, ladera umbrosa. Giraba en torno a la visión cósmica budista.

 

Sen-no Rikyu, fue el iniciador del nageire, movimiento, meterse de lleno. El chabana, flores de té, para la ceremonia del té, elegía las flores más sencillas. En lugar de utilizar las flores más impresionantes, insistía en usar las florecillas silvestres de los prados. Se usaba el jarrón de bambú onjoji.

La belleza reside en la contemplación de la vida de tan sólo una flor. Comprender que la flor y uno no son después de todo dos cosas que existen separadas.

El ikebanista muestra un profundo respeto y humildad hacia la vida. Deja que la expresión surja de la naturaleza en vez de constituir una creación humana. La mínima expresión que se utiliza en chabana refuerza de nuevo la idea de que menos equivale en realidad a más y en cierto modo la creación de un artista se encuentra más en lo que se evita incluir que en lo que realmente incluye.

 

Definiendo la estética,  el arte forma una parte esencial de la vida, ya que constituye un medio para expresarnos y mostrar que pensamos de nuestro entorno. Es una forma de compartir las ideas y las emociones. Comunicar las verdades profundas, transmitir el conocimiento espiritual, compartir sus percepciones interiores con lo demás.

Cualquier cosa que hagamos, cualquier gesto y cualquier movimiento es en realidad, arte. Concentrar la mente y el espíritu en una sola actividad a  través de esta constante disciplina mental. Uno logra liberarse del dominio del ego y volverse uno con la actividad. Llevar la mente al momento presente. Las actividades cotidianas adquieren un profundo significado. Las tareas más prosaicas se transforman en arte. Esta concentración ayuda a subyugar al ego para que la mente y el cuerpo puedan trabajar de una forma libre, natural y desinhibida.

Somos un conducto de las fuerzas que nos guían. Los invisibles poderes que guían la vida de los seres humanos sólo aceptando esta realidad conseguirán ser un conducto. El artista no es en realidad la fuerza creadora, el artista prescinde del esfuerzo personal y de la actividad mental para abandonarse a los dictados de las fuerzas invisibles que guían nuestra vida.

Arte expresa emociones, comunica ideas o entretiene.

Pretende elevar la conciencia espiritual y mejorar el ambiente en el que vivimos. Debería intentar iluminar el camino que lleva a vivir de una forma más equilibrada en el mundo moderno.

La belleza wabi sabi, debido a su profundo arte y pureza, siempre hará vibrar el espíritu de los seres humanos. Reafirmando nuestra insignificancia en un mundo que está cambiando constantemente.

 

 * Texto extraido del libro "Wabi Sabi: el arte de la impermanencia japonés" de Andrew Juniper (Ediciones Oniro).


 

 

 

 

 

 

 

 

Top